POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

lunes, 15 de mayo de 2017

Cuando el odio es encerrado en el alma se manifiesta en amargura, cuando encuentra libertad se transforma en agresión


Todo lo que hagamos por combatir la pobreza recibirá fuertes ataques.

 La pobreza es el principal alimento de los políticos.
Quienes deciden sonreír, encuentran razones para hacerlo.
El dinero jamás debe ser una meta en sí. Debe ser el resultado de 

una meta alcanzada, o una herramienta para alcanzar una meta.
Lo contrario a la paz no es la guerra, lo contrarío a la paz es el 

egocentrismo.
Cuando el odio es encerrado en el alma se manifiesta en amargura, 

cuando encuentra libertad se transforma en agresión.
Cuando el necio habla el sabio guarda silencio; cuando el sabio habla 

el necio se ríe.
Cuando la mente es ciega innecesarios son los ojos.
La obsesión por ganar hace que se pierda todo tipo de valores.
Ciertamente la pobreza te impide disfrutar los placeres de la vida, 

pero peor suele ser la codicia que te impide vivir.
El hombre más pobre que he podido conocer, es un rico que se 

convirtió en servil y guardián de sus múltiples posesiones.
El hombre que exhibe sus logros con arrogancia, lejos de ganar 

admiración se hace digno del desprecio.
Para dejar de existir y comenzar a vivir, es necesario morir en algún

momento de la vida.
Todo el que alberga un deseo de venganza se condena a padecer 

repetidas veces un mismo dolor.
Las leyes de un Estado son interpretativas, pero la voz de la mayoría 

es determinante.
Lo que mantiene pobre a los pobres no es la ausencia de dinero, es 

el haberse acostumbrado a vivir de las migajas que caen de la mesa 

de los ricos.
Quien exige respeto probablemente no lo merece, quien lo impone 

seguro no te respeta. El respeto es un don merecido.
Muchas veces nos dedicamos a salvar el mundo mientras se pierde 

nuestro hogar. Dios no creó súper héroes, simplemente hizo hombres 

y mujeres con la responsabilidad de edificar hijos prósperos 

integralmente, si todos lo hacemos, entonces cambiaremos el mundo.
Negar la existencia de Dios es un acto de cobardía y arrogancia 

intelectual. Es más fácil negar su grandeza que tratar de comprenderla.
Hay quienes oran para que Dios transforme el corazón de los políticos 

que gobiernan sus naciones. También  deberían dedicar  tiempo para 

enseñar a sus hijos a caminar en rectitud y motivarles para que sean 

los mejores gobernantes del mañana.
El propósito principal de todo hombre debe ser mejorar el mundo en 

el que habitarán las nuevas generaciones. 

El tiempo es el mejor amigo de la verdad y la razón.
Cuando el odio es encerrado en el alma se manifiesta en amargura, 

cuando encuentra libertad se transforma en agresión.
Por mucho que corra el hombre de mal corazón siempre será alcanzado 

por el dolor.
Cuando el necio habla el sabio guarda silencio; cuando el sabio habla 

el necio se ríe.
Cuando la mente es ciega, innecesarios son los ojos porque no hay 

peor ciego que el que no quiere ver.
La obsesión por ganar hace que se pierda todo tipo de valores.
Ciertamente la pobreza te impide disfrutar los placeres de la vida, pero 

peor suele ser la codicia que te impide vivir.
El hombre más pobre que he podido conocer, es un rico que se convirtió 

en servil y guardián de sus múltiples posesiones.
El hombre que exhibe sus logros con arrogancia, lejos de ganar 

admiración se hace digno del desprecio.
El hombre perezoso puede desear grandes cosas, pero la bendición 

permanecerá lejos de su lecho.
Para dejar de existir y comenzar a vivir, es necesario morir en algún 

momento de la vida..Cuando entregas tu vida a Dios, es volver a 

nacer, volver a vivir.
Todo el que alberga un deseo de venganza y guarda odio en su 

corazón... se condena a padecer repetidas veces un mismo dolor.  

y envenena el alma.
Las leyes de un Estado son interpretativas, pero la voz de la mayoría 

es determinante.
Un hombre verdaderamente espiritual, jamás será comprendido 

por un hombre verdaderamente coherente.

Pedir perdón es entregarse, fiarse, creer... 

Perdonar es "desarmar" el corazón. 


Pedir perdón y perdonar hacen nuevo el amor. 
Todo jefe es servido por obligación, y todo líder es seguido por 

admiración.
El hombre que mide su prosperidad por los bienes que posee 

ha logrado la más miserable de las condiciones humanas.
La verdadera riqueza es aquella que nos llevamos al morir.
Una mujer madura sin maquillaje es cómo un buen libro sin 

portada.
Necesitamos ser libres de la manipulación mediática y la 

publicidad, si realmente queremos conocer la libertad.
Un hombre feliz y creativo es un niño que envejece libre de críticas 

y temores.
El hombre que desnuda el corazón se hace prisionero de sus 

confesiones.
El hombre con dinero y sin sabiduría busca comprar un disfraz 

que vista de felicidad su desnudez familiar, espiritual y personal.
La prosperidad es un estado de paz en el cual se está seguro de 

que se posee todo lo necesario para ser feliz.
Envejecemos no cuando se nos arruga la piel, sino cuando se

arrugan nuestros sueños y la esperanza.

La única vez que se debe mirar hacia atrás en la vida, es para 


ver lo lejos que hemos llegado.

Si te desilusionó alguien que amabas, piensa que perdió más 


que tú. Si te engañó la persona en quien confiabas, piensa que 

solo tú saliste ganando.

Piensa que cuando alguien sale de tu vida, es porque Dios tiene 


planeado enviarte algo mejor.

Cuando Dios borra algo de tu vida, es porque va a escribir cosas 


mejores.

Si algún día es tanta la desdicha que cae sobre ti.


Si algún día piensas que se te cierran todas las puertas.


Si algún día crees que Dios te ha olvidado.....


No te decepciones. Dios nunca te va a abandonar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario