POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

viernes, 28 de agosto de 2015

DRAMA Y TRAUMA VIVÍDA DE UNA ADOLESCENTE Y SU FAMILIA...SEGUNDA PARTE Y FINAL...


El tiempo que pasó mi padre en la cárcel fue horrible, es como si todas
hubiesemos estado prisioneras, porque vivíamos pensando en como 
estaba, como puede alguien que ha vivído una vida limpia tenga que 
estar en medio del lodo, a mi padre se le vinieron los años encima, ya no
era el mismo, su sonrisa alegre se había esfumado.
Mi madre que lloraba a escondida cada día, mis hermanas, con el miedo 
interior de que alguien se les acercara y yo escapando de todo aquel que
me quisiera enamorar...
El trauma no dura solamente en el momento de la pesadilla, el trauma del 
terror se impregna en la piel, en la sangre y recorre todo el interior en 
cada recuerdo...Mi padre mientras estuvo en prisión, conoció un lugar 
dentro de la oscuridad en que se encontraba un rayo de luz...un sector 
cristiano en donde aprendió a conocer el significado de Dios en el ser 
humano, y que aunque todo se vea entero de negro siempre hay un rayo 
de luz de parte de Dios que lleva al ser que tiene fe, a ver un nuevo y 
maravilloso amanecer, con nuevos sueños y nuevas esperanzas de 
vida feliz...

Gracias a que mi padre se acercó a lo Divino, la paz a vuelto a su 
corazón...y viendo lo que Dios a producido en su interior y en su vida
hoy, nosotras estamos siguiendo su mismo camino y es increible los 
cambios que se han visto en nuestras vidas.
Nos cambiamos de casa, ahora yo trabajo de enfermera, mi padre tiene 
su propia empresa pequeña pero es feliz, mi madre ha vuelto a sonreír.
y mis hermanas han sanado de sus traumas y una está por recibirse 
en medicina, la otra secretaria ejecutiva...las dos han encontrado su
propio sendero de amor y no se cansan de agradecer el que me haya
sacrificado y puesto en peligro por salvarlas a ellas, y yo siempre les 
digo que ellas siendo la mayor... habrían actuado de la misma forma,
cuando hay amor no existe barrera.
Aunque parezca contradictorio, ese día Dios nos salvó de que algo
más terrible hubiese sucedido, porque a mi padre al golpearlo lo 
empujaron  hacia el lugar donde uno de los delicuentes, al sacar de
los cajones las cosas de valor, dejó el revolver al lado creyendo que 
mi padre aún estaba inconciente...Por eso hoy puedo decir con 
libertad...Que el que el delicuente se distrajera, fue obra de Dios.
Cuando los delicuentes quedaron solos en mi cuarto, les gritaron a 
los otros que se apuraran que después les iba a tocar a ellos...
Gracias a Dios, que todo no fue más que unas asquerosas 
tocaciones y el miedo, porque papá logró llegar en el momento 
preciso...

Esta historia he tratado de simplificarla al máximo, ya que en la 
realidad fue mas dramática, mas ruda, mas traumatica y si la he 
simplificado es para que sea vista como reflexión y aprendizaje
de vida.
Es común que los adolescentes y la gente en general se ahogue 
en un vaso de agua, ante problemas que a observándolos bien 
 ni son problemas tan grandes como, para perder momentos de 
vida que merecen vivirse ien y feliz.
Suele suceder que cuando se quiebra una relación de amistad o de 
amor, piensan que la vida no tiene sentido, que el amor es solo 
tristeza y que todo es malo y no es así.
Cuando una se cruza con tormentas donde lo único que ve es 
oscuridad...es ahí donde se aprecia la vida, el amor y a Dios...
Por eso que esta mi historia de vida dramático o traumante les
sirva para apreciar la vida que están viviendo hoy con todo lo 
que ello significa, porque todo lo que encontramos en el camino 
de la vida, sirve de experiencia para andar por senderos mas seguros.
Los nombres han sido omitidos a petición de su autora...
No importa que tan grande sea la tormenta, teniendo fe en Dios, 
para ti siempre habra un nuevo y maravilloso amanecer, con
nuevos sueños y nueva vida para ser feliz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario