POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 14 de noviembre de 2012

PENSAMIENTO DE REFLEXIÓN PARA ADOLESCENTES.


Qué razón tenías papá, 


cuando me dijiste que a mi edad 
aún no estaba preparado para controlar mi vida, 

que era yo muy joven, que esperara un poco más de tiempo y luego tú mismo me ayudarías a independizarme. 
y, sin embargo… preferí no escucharte…
Te dejé con la palabra en la boca,

y me fui de la casa, según yo, a comerme al mundo a rebanadas. 

Repetistes una y otra vez que tú y mi mamá sólo querían lo mejor para mí, 
y que sus regaños no eran por desamor… Trataste de explicarme que la 

comprension no significaba darme siempre la razón; pero, a pesar de ello, 
en muchas ocasiones preferiste ceder, y callar; con esa actitud tan conciliadora 

que adoptaba, con tal de que yo no cumpliera mis constantes amenazas, 
mientras yo los acusaba de ser los peores padres. 

Qué Razon tenias Papá, cuando te acercaste a mí, y me suplicaste que viviera conforme a mi edad, porque la juventud es como un suspiro del alma, y cuando 

nos damos cuenta, los años nos llevan ventaja; me suplicaste que no abandonara 
la escuela porque de ello dependeria gran parte de mi vida en el futuro; 
“no cometas el mismo error que yo, hijo”, me dijiste en aquella ocasión, 
y sin embargo mi respuesta fue tajante: 
“¿Tù que sabes de eso? lo que pasa es que tú ya estas viejo… 
No se como no te cansas de estarme dando sermones”… fue por eso que, solo 

llegué hasta la secundaria… 

Recuerdo que mi madre me sentó cariñosamente en sus piernas, 
y me habló de las mujeres, me explicó que una relación de pareja va más allá de la atracción física, y la pasión; platicó cómo se conocieron y la manera en que la conquistaste, de la forma en que se ama a los hijos, del respeto por la esposa, 
y el cariño con el que se le debe tratar, y ya ves, papá, apenas cumplí la mayoría

 de la edad y me tuve que casar, por esa falta de responsabilidad… 

Qué razón tenías papá, 
cuando antes de marcharme de la casa, intentaste detenerme, y con lágrimas en los ojos me aclaraste: “Algún día tú también serás papá, y me vas a entender hijo”, 
y en pago a eso te miré fijamente a los ojos y te dije: 
“Yo sí seré un buen padre, 
a mis hijos, no los estaré fastidiando tanto, dejaré que sean los que ellos quieran, 
y que sean felices”, y en un tono más soberbio arremetí: 
“Yo voy a ser mejor que ustedes”. 
Me aconsejaste que, pasara lo que pasara, viviera como viviera, nunca me humillara ante los demás, porque la dignidad no se vende, no se pierde, y hasta la libertad 

tiene sus límites, 
y apenas me sentí libre, aproveché para emborracharme con mis amigos hasta desfallecer, desperté tirado en una calle, sucio, maloliente; me atreví a pedir limosna 
y ante la desesperación se me hizo fácil robar, aunque me advertiste que el enemigo no estaba en casa, sino en las calles, disfrazado de falsos amigos, absurdos placeres y dinero manchado… 

Qué razón tenías papá, cuando me adelantaste que si abandonaba el hogar, mi madre moriría de pena y tristeza, y yo qué hice… me burlé de ti, te aclaré que si eso sucedía sería por tu culpa, por la vida tan estricta que nos dabas, por tus exigencias y por tu concepto de la disciplina y de la responsabilidad, porque cuando llegabas a la casa hacías llorar a mi madre con tus ridículos obsequios, cuánto tiempo me tardé en comprender que esas lágrimas, eran de alegría, y no de dolor o tristeza… 

Un día, me tomaste entre tus brazos y me dijiste muy quedito al oido 
esas cosas que aún guardo en mi corazón: 
“ojalá nunca crecieras, hijo mío, 
ojalá siempre fueras mi pequeñito y yo siguiera siendo tu héroe para toda la vida, 
imaginar, que siempre tendrás 6 años”, pero ya ves, papá, hoy me arrepiento de todas esas palabras contra tí, de mis actos que tanto te dañaron, de tantas noches que te tuve a tí y a mi mamá en vela por no llegar de la fiesta, de las mentiras mal armadas que inventaba con tal de no escuchar tus sabios consejos, de recordar cómo te humillaste varias veces frente a mí, con tal de yo tuviera esa falsa razón; 
de pisotear tu dignidad con mis gritos y reclamos, de cientos y cientos de reproches en contra de ese cariño incondicional… 

Mírame ahora, papá, sentado en una sala de hospital, lleno de angustia, esperando noticias sobre la salud de mi hijo, ese… al que yo iba a educar… mejor que tú a mi, 
sí… también él se sintió grande, a pesar de mis consejos decidió no escucharme y, 
hacer su propia vida como lo hice yo, le pido a Dios que me ayude, y a tí, mi gran héroe de siempre, que ojalá me hayas perdonado… todo…. me costó mucho tiempo, dolor, y sufrimiento, pero después de tantos años, logre entender que por fin te amé, papá, 
más de lo que yo creía… Qué Razón tenías, Papá…



2 comentarios:

  1. Una verdadera leeción que la vida nos enseña, tan dura de asimilar pero hay que enfrentar valientemente los problemas de de los joves adolescentes

    ResponderEliminar