POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

Cargando...

jueves, 12 de mayo de 2011

CARTA DE UNA MADRE, LO QUE NOS ENSEÑA LA MUERTE DE UN BEBÉ.



Quiero agradecer al pueblo de Villa la Angostura y a todo el mundo que oró para que mi pequeño Juan Bautista Rubio, de tan sólo 6 meses de edad pudiera vivir.
Lamentablemente el día 15 de enero, su hermoso corazoncito dejó de latir para siempre; después de 2 meses de luchar por su vida, de soportar toda clase de intervenciones médicas (hemodiálisis, distress pulmonar, sangrados de traqueo, medicación de todo tipo) su alma, que me llenó de alegría partió.


Esperábamos el transplante de hígado, pero se descompensó muchas veces, lastimando cada vez más sus pulmones (a consecuencia del respirador) que estos casi nos resistieron.

Durante dos meses no dejamos de estar cerca de él, hablarle, decirle lo mucho que lo amábamos y que lo admirábamos por toda su lucha, nos enseñó muchas cosas, como también aquellos otros niños que pelearon desesperadamente (algunos lo lograron, otros no) pero sin excepción tanto esos pequeñitos y sus padres nos enseñaron lo que una vida vale y todo lo que se hace para tenerla.


Durante las noches los padres nos quedábamos charlando en el hall y hablamos de los pequeños logros de nuestros hijos, como también lloramos juntos cuando empeoraban. Abrazamos a aquellos padres que sus hijos se habían ido como otros nos abrazaron cuando Bauti se fue.

El lunes 14 de enero vi objetivamente a mi hijo, mire su cuerpo, y cuando reaccioné me di cuenta que ya era demasiado, la piel se le estaba saliendo, tenía escaras por su cabeza, cuatro drenajes incrustados en su abdomen, una traqueotomía, dos vías arteriales para pasarle medicación y sacarle sangre, ojos ulcerados y llenos de sangre, un acceso para hacerle diálisis, fue entonces que hablé con Dios y se lo entregué para que hiciera lo mejor para Bautista, porque eso no era lo que un bebé tan admirable y luchador como Bauti se merecía.



Posteriormente hablé con los médicos y les pedí que me dijeran la verdad, a lo que me contestaron que sólo un 5 % de sus pulmones funcionaba, que nunca llegaría al transplante de hígado, entonces comprendí que ya no le podía pedir más a ese ser maravilloso que alguna vez tuve en mi vientre.

Al día siguiente llegué y Bauti no paraba de sangrar en su garganta, lo poco que le quedaba de pulmón se estaba cubriendo de ella, pero igual mi ángel, el amor de mi vida, seguía peleando. Los doctores me dijeron que no había nada para hacer, entonces pedí que me lo dejaran alzar a upa con todos sus cables.

Fue en ese momento que le dije: Mi amor, ya está, ya peleaste demasiado y mamá está orgullosa de tu lucha, peleaste como nadie, y no importa dónde estés, porque Mami te va a llevar en su corazón hasta el último día de su vida; te libero amor mío, puedes irte, no pasaron más de 30 segundos que Bauti decidió irse en mis brazos, dejándome una gran lección de vida, diciéndome mamá... La vida es para pelearla no importa la edad que tengas.


Por eso, no crean que sus  oraciones fueron en vano, porque Bauti está en el mejor lugar, ya no sufre, y siempre va a ser un alma pura e inocente. Estoy orgullosa de mi hijo, y Dios se lo llevó a su lado, pero nunca de mi corazón.

Gracias a todos

Lucía García






Dios envía algelitos a convivir con nosotros para mostrarnos el valor de la vida y la fortaleza que debe tener cada ser para sobrepasar las circunstancias adversas y a veces dolorosas que debemos enfrentar en nuestro diario vivir, y para hacernos partícipes del amor a la vida de ser mas humanitarios y conservar los buenos valores como la, humildad, la bondad, el amor a quienes nos rodean, el ser honesto y entregar ternura,  comprensión y apoyo a quienes estén necesitados de ayuda.








Salmos 34:7

"Dios envía a su ángel


para que salve del peligro


a todos los que lo honran".




Salmos 34:12-14

"Si quieren gozar de la vida


y vivir una vida feliz,


dejen de hablar mal de otros


y de andar diciendo mentiras;


aléjense del mal y hagan lo bueno,


y procuren vivir siempre en paz".




Proverbios 31:29 "Mujeres buenas hay muchas,


 pero tú las superas a todas". ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada