POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

viernes, 15 de julio de 2016

ADOLESCENCIA, ESTADO MARAVILLOSO QUE MARCA LA MEJOR ETAPA EN LA VIDA DE CADA SER...APRENDE A VIVIR...


La adolescencia un estado maravilloso que marca una de las mejores etapas en la vida  de cada ser y para vivir feliz es necesario aprender a convivir en armonía con humildad...Bondad, sabiduría, con la autoestima bien alta y mucho amor.

En mi adolescencia comprendía muy poco el arte de manejar las emociones no "deseadas" excepto conquistándolas. A menudo identificaba la capacidad de negar y rechazar con la "fortaleza".
Recuerdo mis sentimientos de soledad, en ocasiones muy dolorosos, y de deseo de alguien con quien poder compartir ideas, intereses y sentimientos. A los dieciséis años acepté la idea de que la soledad era una debilidad y el deseo de intimidad con otra persona representaba un fracaso de la independencia.
Esta idea no la tenía siempre, sino parte del tiempo, y cuando me venía a la mente no tenía respuesta al dolor, excepto poner en tensión mi cuerpo contra ella, limitar mi respiración, hacerme reproches a mí mismo y buscar distracciones. Intentaba convencerme a mí mismo de que no me importaba. De hecho, me recluí en la imaginación como algo virtuoso.
No daba muchas oportunidades a la gente. Me sentía diferente a todos y veía que esta diferencia era un abismo entre nosotros. Me decía a mí mismo que tenía mis ideas y mis libros, y que con eso era suficiente o debía serlo si confiaba lo suficiente en mí.


Si hubiese aceptado el carácter natural de mi deseo de contacto humano, habría buscado puentes de entendimiento entre los demás y yo.
Si me hubiese permitido sentir plenamente el dolor de mi aislamiento, sin reprochármelo, habría hecho amigos de ambos sexos; habría apreciado el interés y benevolencia que a menudo se me ofrecía.
Si me hubiese dado la libertad de atravesar las etapas normales del desarrollo adolescente y salir de la prisión de mi aislamiento, no me habría preparado para un matrimonio desafortunado. No habría sido tan vulnerable a la primera muchacha que parecía compartir verdaderamente mis intereses.
Sin duda existían "razones" que explicaban mis áreas de no aceptación de mí mismo, pero eso no importa ahora. Lo que sentía, era lo que sentía, tanto si lo aceptaba o no.
En algún lugar de mi mente, sabía que estaba condenando y rechazando una parte de mí mismo, la parte que deseaba compañía de otras personas. Estaba en una relación de rechazo a una parte de quien yo era. Por muchas otras áreas de confianza y felicidad que pude disfrutar, me estaba infligiendo una herida a mi autoestima.
Cuando más tarde aprendí a recuperar las partes de mí mismo negadas, aumentó mi autoestima.
Autor: Nathaniel Branden...

No permitas que lo hermoso que te depara la vida se esfume, por no dejar que tus sueños y todo lo que guarda tu alma fluya y refleje en los demás todo lo hermoso que hay dentro de ti...Comparte lo que tu corazón sienta en felicidad para ti y para quienes te aman.
El amor... Paz, bondad, ternura y alegría cuando lo compartes embellecen tu alma y alegra el corazón.
Que la decepción, la timidez, el estrés o la depresión, no te aíslen del  de quienes amas o del mundo presente, porque los momentos de tu adolescencias son tus momentos, para vivírlo en compañía y con mucho cariño...Los momentos que pierdes en tristeza y soledad, son momentos que se pierden en un pasado que jamás volverán...

Vive la vida que te ha regalado Dios, de principio a fin de la forma que todo lo que hagas entregue felicidad a tu alma y amor a tu corazón...
El tiempo sigue su curso y no se detiene ante nada, no pierdas tu tiempo en cosas negativas o triste... Solo vive para ser feliz y hacer feliz a los demás, son propósitos que llenarán tu vida de lo positivo y de lo espiritual, porque Dios llena de amor el corazón bondadoso y bendices su vida....

No hay comentarios:

Publicar un comentario