POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

sábado, 28 de septiembre de 2013

VIVENCIAS DE UNA ADOLESCENTE, PARA MEDITAR Y REFLEXIONAR...QUE LO BARATO, CUESTA CARO, Y QUE LO FÁCIL SE TORNA DIFÍCIL, Y TRAE CONSECUENCIAS NEGATIVAS


Me llamo Lucía, soy una chica proveniente de provincia, mi madre murió hace un año y mi padre se entregó a la bebida, tengo dos hermanas menores que yo Sofía de 10 años y María de 12, ellas estudian y mi abuela, una mujer de 60 años la cual vive de una pequeña bodeguita que tiene en casa.
El dinero no nos alcanzaba para nada, mi padre es metalúrgico, pero la muerte de mi mamá le dio muy fuerte, ahora se la pasa en cantina en cantina bebiendo, yo desesperada en ver a mi pobre abuela teniendo que pedir préstamos y mis pobres hermanitas vendiendo helados en la calle para poder tener alguna entrada de dinero, yo hastiada de ver todo eso, decidí un día irme a la ciudad…
Allí vivía Tania una prima, la cual me dejó quedarme en su apartamento, yo hablé con mi abuela, le dije que me iba y que les iba a mandar dinero semanalmente, mi abuela, preocupada no quería dejarme ir, pero yo le dije que iba a estar bien, que aquí no iba a superarme, yo quería estudiar y trabajar en la ciudad, entonces agarre mis pocas cosas y me fui. En la ciudad, Tania me recibió en su apartamento, desde el primer día que llegué comencé a buscar trabajo, pero era muy difícil, buscaban por lo general gente con experiencia, con algún título de algo, yo apenas era una simple bachiller y no tenía experiencia alguna.
Ya llevaba una semana buscando trabajo y nada, ya tenía que haberles enviado dinero a mi abuela, pues ella pensaba que yo estaba bien y trabajando, cuando era todo lo contrario, mi prima ya estaba incomoda, pues yo prometí ayudarle a pagar el alquiler donde ella vive y mis pocos ahorros ya se estaban acabando, un día mi prima me dice que por qué no me decidía a trabajar en la agencia de damas de compañía que ella trabaja,
Yo al principio me negué, eso es algo malo y vergonzoso, pero ella me decía que así al paso que iba, me iba a morir de hambre y que si no me ponía las pilas a conseguir trabajo ella me iba a correr. Así que no tuve de otra que aceptar y esa noche ella me llevo ante su jefe para presentármelo, al llegar allí, habían otras chicas, todas muy bellas y exuberantes, el jefe me vio, me dio una vueltecita y me llevó a su recamara, me dice que la prueba que él pone para que queden trabajando es que se acuesten con él, yo no quería, pero lo hice por necesidad, yo jamás había estado con un hombre y le dije que era virgen. El jefe se emocionó más y dijo que si me acostaba con él me iba a pagar muy bien y que me iba a presentar los mejores clientes de la agencia, yo acepte y me acosté con él.
Al otro día el jefe me llamó, me dijo que me tenía un cliente muy importante para esta noche, pero que necesitaba ropa muy sexy, y por eso me llevó al centro comercial a comprarme ropa. Me compró muchos trapitos y ropa interior muy atrevida, yo me decía me voy a ver como una zorra, pero ese era el propósito, verme llamativa.
En la noche salí con el cliente, me comporté de maravilla, hice todo lo que me pidieron y me enseñaron que hiciera. Pasaron semanas yo ya estaba muy lista en todo, y lo peor era que me gustaba esta vida, no tenía que trabajar tanto, me alcanzaba el dinero, los clientes me pagaban muy bien, me daba muchos lujos, le envíame semanalmente mucho dinero a mi familia, hasta le surtí muy bien la bodega a mi abuela, hasta tenía un buen carro pues era amante de un político muy importante, y me hacía regalos muy costosos como joyas, me llevó a uno de sus viajes a
España y lo mejor, me dio un apartamento.

Todo iba muy bien hasta que entre a la universidad a estudiar contaduría y conocí a Felipe, un chico de muy buenos sentimientos el cual estaba enamorado de mí y por supuesto él no me era indiferente, también me gustaba muchísimo. Pasaron los días, nos veíamos a cada rato, hacíamos los trabajos juntos y hasta que un día se me declaró y me pido que fuese su novia.
Yo al día siguiente, terminé con el político, él se puso necio, en que no terminara con él, que él me amaba, pero él tenía esposa, yo le dije que lo nuestro no podía ser, que lo lamentaba, pero ya no lo quería, él dijo que me iba a quitar el carro y que me iba a sacar del apartamento en donde me tenía viviendo, pero yo no le di importancia, pues el carro y el apartamento el muy tonto me lo puso a mi nombre y sólo le advertí que no se pusiera a fastidiarme la vida, porque iba a ser capaz de formar un escándalo para que su familia se enterara de todo, así que él, no tuvo de otra que resignarse a perder.
Yo quedé muy tranquila, con carro, apartamento propio y feliz con un novio que me amaba y que sobretodo me gustara a mí. Yo me enamoré de Felipe en serio y quería todo con él, sólo que para que todo fuese perfecto me tenía que salir de esa mala vida, pero no lo podía hacer hasta que estuviese casada con Felipe.
Pasaron varios meses, Felipe y yo estábamos más enamorados que nunca, él me decía que porque a veces en las noches no me encontraba en casa o que no le atendía el teléfono, yo le decía excusas tontas, y él me las creía. Un día estábamos juntos paseando por el centro comercial comiéndonos un helado, cuando de repente me encuentro con unos de los tantos clientes que me he acostado, él se me acerca y me saluda, diciéndome, “hola mami cuando vamos a volver a salir juntos”
Yo me puse pálida, quería que la tierra me tragara en ese momento. Felipe celoso le reclama al tipo, buscándole pelea, diciéndole que le pasaba, yo me hice la loca y le dije que tal vez me estaba confundiendo con alguien, el tipo como que entendió que andaba con mi novio y se esfumó, pidiendo disculpas que se había confundido. Una noche Felipe me invita a cenar y me pide matrimonio, yo estaba muy feliz, y lo acepté, fue la noche más feliz de mi vida y desde entonces todo fue felicidad para mí. Llamé a mi abuela le conté lo sucedido y le dije que en un mes me casaba y los quería ver a todos en mi boda.
Unos días antes de la boda llega mi familia, mi padre mis dos hermanas y mi abuela. Yo seguía muy contenta con los preparativos de la boda ya sólo faltaban dos días. Pero todo era demasiado hermoso para ser cierto, yo ya casi no salía con clientes, me estaba alejando de ese mundo poco a poco pero la noche anterior de mi boda, el jefe me llama diciéndome que me necesitaba para un trabajo, pues todas sus chicas ya estaban ocupadas y no podían, yo por no quedarle mal a él, pues él me ayudó muchísimo y tenía mucho que agradecerle, acepté y me dijo que era para una despedida de soltero, que sólo tenía que bailar y hacer un show de estríper y que si el novio o algunos de los invitados quería acostarse conmigo eso tenía que cobrarlo aparte. Yo acepté y esa noche me fui para la despedida de soltero.
Al llegar al lugar el cual era en un apartamento, me metí dentro de un pastel gigante, el cual yo tenía que salir de allí y hacer el show disfraza de conejita, al estar ahí, me sentía muy mal por lo que estaba haciendo, me decía así misma si Felipe supiera a lo que me dedico jamás se hubiese fijado en mí. En eso suena la música y yo tenía que salir, ya escuchaba los chiflidos y los gritos de los hombres llamándome, en eso Salí y comencé a bailar muy sensualmente, pero cuando de repente veo frente de mi a Felipe, él era el soltero, el cual sus amigos le habían dado esta fiesta sorpresa, yo me quedé paralizada y Felipe aterrado en verme ahí.
El me pregunta que hacía yo hay parada y sus amigos se quedaron pasmados al ver que yo era la futura esposa de Felipe. Yo avergonzada con lágrimas en los ojos no le respondí y Salí corriendo del lugar. Felipe se fue tras mío, me alcanza y me exige una explicación, yo no tuve más de otra que confesarle la verdad, Felipe de la rabia me alzo la mano, intento golpearme, pero sus palabras fueron más duras, me dijo que era una sucia, una mentirosa, una cualquiera, que como pudo el fijarse y no darse cuenta la clase de mujer que era, me dijo que me olvidara de él y canceló la boda.
Yo me fui muy triste caminando por esas calles, al llegar al apartamento, mi abuela me ve vestida así y me pregunta el por qué venia así y yo le conté todo, mi abuela me cachetea y me dice que como podía avergonzar así a la familia, yo le pedí perdón le dije que todo lo hice por ellos, pero ella me dice que hubiese preferido aguantar necesidades que en verme convertida en una prostituta.
Mi abuela no le contó nada a mi padre ni a mis hermanas sólo dijo que la boda se pospuso por que se le murió un familiar al novio, y se marcharon. Pasó una semana, Felipe no me atendía el teléfono, no quiso saber más nada de mí, en la universidad todos se enteraron de mi oficio, un día me humillaron feo delante de todo el mundo y tuve que retirarme de la universidad.
Yo seguí en mi trabajo, mi abuela no seguía recibiendo el dinero que les mandaba, ella me lo devolvía.

Yo seguí con mis clientes y dándome los lujos que quería. Una noche llega a mi apartamento Felipe con un ramo de rosas y pidiéndome que volviera con él, me decía que me amaba mucho y que no le importa mi pasado, yo feliz al verlo, le dije que sí, que no quería perderlo, que yo lo amaba y que por él era capaz de cambiar mi estilo de vida, le dije que lo hacía por necesidad, el me besó y me llevó a la recamara, allí llevados por el amor y el deseo, nos acostamos, nunca habíamos hecho el amor esa era nuestra primera vez, fue tan lindo y tan especial, pero la magia se terminó cuando al rato el comienza a vestirse, yo le pregunto que para donde va, que porque no pasaba la noche conmigo entonces el sarcásticamente me dice: ¡No quiero que me vayas a cobrar de más por quedarme más tiempo!
Yo no podía creer lo que estaba escuchando, el saca una suma de billetes y me los coloca en la mesa y me dice que esto es por los servicios prestados, eres muy buena en la cama, debes de tener muchos clientes. Y se marcha.

Todo lo fingió sólo para acostarse conmigo y humillarme, desde entonces no supe más nada de Felipe, sólo me enteré que se mudó a otra ciudad y más nunca lo volví a ver. Yo me salí de ese trabajo y comencé a trabajar en un restaurant como mesera, conseguí el perdón de mi abuela, vendí el carro y comencé en otra universidad a continuar con mi carrera dejando mi grotesco pasado atrás…

Como enseñanza queda: Que lo fácil y superficial, trae consecuencias tristes y amargas, dejando huellas imborrables en el interior, difícil de borrar.
Como consejo puedo decirles, que siempre hay mas de una puerta que abrir y mas de un camino a seguir y por difícil que se vea el camino es mejor intentar y tardar un poco mas para salir adelante, que dejarse llevar por lo más fácil y arrepentirse el resto de la vida.
Lo que es estrictamente necesario hacer, antes de decidir cualquier acción: es meditar y reflexionar los pro y contras que conlleva cualquier decisión a tomar, esta actitud augura una acción más segura, mas fácil de avanzar mejor y en paz, para el presente y futuro.
Tampoco es mi intención, denigrar o menospreciar a quienes trabajan como trabajadoras sexuales, ya que cada quien sabe los motivos que las ha llevado a ejercitar dicha labor.
Todo ser humano merece respeto a su independencia como individuo único y especias y también como persona, sin importar: el sexo, estatus social, color o religión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario