POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

jueves, 5 de septiembre de 2013

LE PREGUNTÉ A DIOS, ¿DÓNDE ESTÁ EL AMOR DE MI VIDA? Y ESTA FUE SU RESPUESTA....


¿Y bien, Dios mío, cómo me toparé con el amor de mi vida?

¿De verdad quieres saber cómo? En primer lugar, no tendrás que 


toparte con él. He tratado de mandarte todas mis bendiciones, de 

manera suave, perfecta, dulce y sutil. No puedo permitir que llegue 

tan recio como el "toparte" con algo o con alguien; eso causa impacto, 

pero no te envuelve el corazón.

Entonces ¿estás diciendo que no aparecerá como por arte de magia?

Algo así, porque amar sí es un arte, y el amor desprende cierta 


magia, pero esa persona que llegue a tu vida no es producto de la 

imaginación, ni aparece de la nada, él como tú, forman parte de un 

universo y sus vidas han sido entrelazadas y cuando te encuentres 

con esa persona, notarás que algo de él te ha acompañado siempre. 

Sospechas que se parece en algo a lo que siempre deseaste, es tan 

lógico, hija mía, pues son el complemento uno del otro. 

Me susurraste tan quedito, tu deseo tan profundo de estar con él, 

que no hice más que cumplir el deseo de tu alma, pues él también 

deseaba alguien como tú.

Pero, ¡qué va!, tu haz de darme una señal para estar presentable, 


maquillarme o vestirme de la forma adecuada; tiene que verme 

guapa.

¿Todavía sigues pensando en que lo que tus ojos pueden ver, es 


lo que lo hará acercarse a ti? De ser así, no estás preparada, pero 

yo sé que no es así, la vida te ha hecho valorarte de manera que 

nadie puede saber lo guapa que eres, más que tu misma. 

La pureza de tu alma te da cierto brillo en los ojos, que atraería 

una montaña si así lo quisieras, porque en tus ojos hay fe, porque 

en tus ojos está el reflejo de todo tu interior. Tu estás lista así 

como estás en este preciso momento. Aquel par de ojos aún sigue 

tratando de encontrarse contigo, mientras tu, espera paciente, 

que nunca estuvo bien apresurar las cosas.

Pero, ¿está lejos, puedo verlo ahora a mi alrededor, a la vuelta 


de la esquina?.

Dime dónde Dios mío, ¡dímelo por favor!...




Sé paciente hija mía, siempre fue de sabios saber esperar.

Solo puedo decirte que puede estar cerca de ti, tan cerca como 


centímetros o metros, o tan lejos que los separen kilómetros, es 

por ello que te suplico dar  amor, cariño, una sonrisa amable y 

tu buena voluntad a cada persona que llegue a tu vida. 

No vaya a ser que atropelles lo que más has deseado en el 

trayecto; no vaya a ser que te ciegue la desesperanza a tal grado 

que no puedas entender que cuando tú buscas una respuesta en 

la luna, la tengas a tu costado.

Las personas son como las flores en un diverso y  hermoso jardín...

En donde llegan muchos visitantes buscando la que necesita su 

corazón, para llevarla a su hogar y amarla y cuidarla por siempre: 

Unos podrán detenerse  a observar la que le parece mas bella, 

pero no le llega al corazón y sigue admirando toda la belleza de 

flores que hay en el jardín...y así se puede equivocar varias veces 

hasta encontrar la perfecta; que es la llena su corazón de amor...

ese es el momento que esperabas para encontrar el amor de tu 

vida...

Pueden pasar muchas personas de las que te enamores o se 

enamoren de ti, pero solo una es la que el corazón y el tiempo 

sabrán reconocer que el amor de tu vida está junto a ti...


No te impacientes, que la búsqueda acelerada solo lleva a cometer 

errores .

 Eso sería alejarte de mí y de lo que he reservado para ti...




Todo tiene su tiempo y si el tuyo no ha llegado aún, es que tengo algo 

mejor preparado para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario