POEMAS Y REFLEXIONES.

Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 23 de marzo de 2011

PENSAMIENTO, ENSEÑANZAS Y CONSEJOS PARA PADRES E HIJOS.



Los seres humanos en nuestro proceso de ser humanos requerimos de satisfacer muchas necesidades, ¿recuerdan la pirámide de Maslow?

Tenemos necesidad de pertenecer, de aceptación, de aprobación, de seguridad y de prestigio.

Cuando somos pequeñitos ya empezamos a manifestar la búsqueda de satisfacer estas necesidades, aunque no nos demos cuenta, aunque no haya conciencia. Queremos ser importantes para mamá primeramente y para papá... Sí nosotros hemos observado que mamá y papá, no conversan mucho, no se acercan mucho, no se dan besos...

Pero notamos que mamá le "presta atención" a papá, o papá le "resta atención a mamá cuando uno u otro hacen comentarios sobre algún atributo de la señora, señorita o el caballero que va en la otra acera, o sobre los artistas que están apareciendo en la tele o en alguna revista y percibimos entonces, que si sé "comunican" y aprendemos introyectando que así es como se logra ser importante para el otro...


Me he dado cuenta de la falta de comunicación adecuada en las relaciones de pareja. Desde la familia de origen no hemos sido educados para la comunicación, no sabemos pedir lo que necesitamos, incluso, lo que es peor, no sabemos lo que necesitamos... En las relaciones de pareja, sobre todo, necesitamos saber siempre que somos importantes para la otra persona con la que estoy experimentando ser pareja.



No pedimos porque tememos ser rechazados: y ahora porque tan cariñoso (a) ¿qué me vas a pedir? ¿Qué mosco te picó?, ¿qué es lo que me vas a pedir? pues ni modo que le pida que me compre flores, así ya no es sorpresa y no chiste… Él o ella tiene que saber lo que necesito, por eso somos pareja y tiene que conocerme bien. En las relaciones de pareja creemos que el otro es adivino (a), no es un ser humano como yo; es adivino (a) y tiene que saber qué necesito, en qué estoy pensando, qué no me gusta, qué me gusta, qué quiero hacer en este momento, qué no quiero hacer etc.



En esa búsqueda de ser importantes y con los aprendizajes previos (hogar de origen) aprendimos que si "le damos celos al otro" sabremos que somos importantes para él o ella y entonces surgen los comentarios en casa de tan mal gusto, poco propicios e inadecuados sobre otras personas fuera de nuestra relación y que sólo logran acentuar la inseguridad (por las necesidades no satisfechas anteriormente porque no las identifique, no las supe pedir, no las he trascendido), lastiman, confunden y generan distanciamientos y "competencias", perdiendo el propósito de la pareja que es c o m p a r t i r...


Que bueno que no perdamos en nuestro ser mujer o ser hombre, ese gusto por el sexo opuesto, si así fuera me parecería antinatural, pero es de mi intimidad, es de dominio personal, sólo yo disfruto de ese gusto sin tener que hacerlo del conocimiento de mi pareja porque no me he dado cuenta, o no quiero admitir que necesito ser importante para él o para ella, o no lo sé pedir y me escudo inconscientemente en comentarios atropellados y burdos...



Me parece que antes era más del sexo masculino, incluso algunas madres lo propiciaban en sus hijos varones; ahora las mujeres están queriendo adoptar las mismas actitudes y han querido ponerse a "su altura" y entre las parejas se generan grandes distanciamientos por las faltas de respeto porque no sabemos qué necesitamos y no lo sabemos pedir... esto aumenta nuestras inseguridades arrastradas desde la infancia.



Padres de familia: vamos a darnos cuenta (tener consciencia) de que en la infancia muchas necesidades de aceptación, aprobación, seguridad, pertenencia y prestigio no fueron satisfechas porque no sabíamos que lo necesitábamos, ahora que lo sabemos, vamos a pedirlo y entonces daremos cabida a una educación en la que nuestros hijos sepan manejar sus emociones, sepan pedir lo que necesitan y lo hagan en libertad sin tener que "utilizar" recursos instintivos para lograr "ser importantes" para el otro provocándole celos innecesarios y dolorosos.

Colaboración de Leticia Martínez Pliego.



Padres:
1.- No abandones a tus hijos ni un instante. No los dejes sin protección (amor)
2.-Hacer participes a nuestros hijos de nuestra vida, no de nuestros problemas.
3.- Enseña a tus hijos el don más importante que nos enseñó Dios. El amor, no el odio al prójimo.
4.- Consentir no significa darles todo en la vida. El modelo a seguir es hacerles saber que a veces hay limitaciones y existen las prioridades.
5.- Hacernos participes de sus vidas, sin invadir su espacio e intimidad.
6.- Dale a tus hijos tiempo de calidad y cantidad en su infancia, quizás no te lo agradezcan hoy pero verás cosechados los frutos del mañana.
7.- Los ejemplos que se les deben de dar, siempre deben estar llenos de positivismo y mucho optimismo. 





Hijos:
8.- Haz participe a tus padres de tu vida y consejeros ante tus problemas.
9.- No dejes a tus padres sin el guardián del amor.
10.- Agradece a tus padres cada don que te hereden.
11.- Demuéstrale tu amor a tus padres, nunca esta de más.
12.- Apoya a tus padres en su vida, sin olvidarte también que ellos tienen su espacio e intimidad, el todopoderoso te lo agradecerá.
13.- Por más adulto que te sientas no olvides tú también dedicarle tiempo a tus padres, los resultados los cosecharás en todo momento de tu vida.
14.- Demuéstrales que el optimismo, es contagioso.
Colaboración de Tity

Un día me preguntaron... ¿Qué significaban mis padres para mí? Sin vacilar respondí, que eran el tesoro más grande y hermoso que Dios me había regalado.
Dije que mi madre era el más grande, cristalino y hermoso diamante, perfectamente cortado y pulido, claro con algunas imperfecciones pero imperceptibles al ojo y al corazón humano.
Dije que mi padre, era un cofre hecho en la mejor madera que se pueda encontrar, con un hermoso tallado hecho por los años y la sabiduría, cubierto con las más bellas piedras preciosas y oro, encargado para cuidar y proteger al más hermoso tesoro.
Para ese hermoso diamante que es mi madre y sus hijos.
Es lo que significan mis padres para mí… 

Fernando Benavides Muñoz 

Espero que todos tengan un tesoro tan hermoso como el mío, y por favor cuídenlo y denle el valor que se merece.
Colaboración de FEBEMU777

De los buenos valores y enseñanzas que entreguen los padres a sus hijos es como los hijos los recordarán y amaran en el futuro.
De igual forma es para los hijos deben ser como esponjas aprender todas las enseñanzas, valores y amor que reciban de sus padres eso los hará mejores personas con éxito y con una gran familia unida por el respeto y el amor.
Todo esto mas teniendo amor y fe en Dios, vas sembrando un presente y futuro lleno de éxito, amor y paz.


Colosenses 3:20

"Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor





Efesios 6:4


"Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada